Siga estas estrategias inteligentes para ayudar a reducir su riesgo de caídas

27 de septiembre 2021

Las caídas son uno de los peligros más probables, pero menos reconocidos, para las personas mayores. Millones de estadounidenses mayores sufren una caída cada año, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), y uno de cada cinco provoca una lesión grave.

Verónica Silva, coordinadora de prevención de lesiones del South Texas Health System, dice que los ancianos tienen un mayor riesgo de caídas debido a factores como fuerza reducida, deterioro del equilibrio, mala visión, medicamentos recetados e incluso condiciones inseguras en el hogar. Las caídas pueden provocar lesiones en la cabeza, fracturas de cadera, esguinces y lesiones en los hombros. Sin embargo, las consecuencias de una mala caída no terminan una vez que el cuerpo sana.

“Aquellos que han experimentado una caída pueden tener una movilidad reducida, una pérdida de independencia y un nuevo miedo a caer, todos los cuales son factores de riesgo para futuras caídas”, dice Silva. "La buena noticia es que las caídas se pueden prevenir con las intervenciones adecuadas, incluida la fisioterapia para ayudar a mejorar la marcha, la fuerza y ​​el equilibrio". La mala noticia es que la caída de las tasas de mortalidad en los EE. UU. Ha aumentado todos los años desde 2007. Para 2030, los CDC proyectan que cada hora se producirán siete muertes como resultado de una caída.

Cómo reducir el riesgo de caídas

Silva dice que tomar medidas para reducir el riesgo de caídas es crucial para una vida larga y saludable. Éstos incluyen:

Optimizar los medicamentos

Ciertos medicamentos tienen riesgos que superan los beneficios para ciertas personas. Si es necesario, consulte a su médico acerca de cambiar a un régimen de medicamentos con un mejor perfil de seguridad.

Use zapatos de apoyo

Si corre el riesgo de caerse, considere usar zapatos de apoyo tanto dentro como fuera de la casa. Los zapatos de apoyo son aquellos que tienen suelas con tracción, amortiguación y tacones bajos. Estar descalzo o solo usar calcetines puede aumentar su riesgo.

Practica Tai Chi

El Tai Chi es un sistema de movimientos y posiciones originario de China recomendado por los CDC para la prevención de caídas. La evidencia muestra que este ejercicio apoya fuertemente el aumento de la fuerza y ​​el equilibrio entre los adultos mayores. Los beneficios adicionales incluyen mejor sueño, función cerebral y manejo del dolor.

Tenga en cuenta los peligros del hogar

Los peligros potenciales en el hogar incluyen tapetes, cables de extensión sueltos, bañeras sin superficies antideslizantes y pasillos mal iluminados. Para evitar que una alfombra se deslice, fíjela con cinta adhesiva de doble cara para alfombras.

Considere el uso de una ayuda de movilidad

El uso adecuado de una ayuda para la movilidad, como un andador o un bastón, según las instrucciones de un fisioterapeuta, puede ayudar a prevenir caídas y brindar mayor confianza, libertad e independencia. Trabajar con un terapeuta ocupacional puede ayudar a mejorar los impedimentos funcionales que lo ponen en riesgo de caídas.

La prevención de caídas es un esfuerzo de equipo que requiere comunicación entre su equipo de atención primaria y su red de apoyo. Trabajar para reducir el riesgo de caídas puede ayudarlo a mantener su independencia y mejorar su calidad de vida.