Cansada de las excusas, madre de dos hijos toma medidas para tener una mejor salud y más energía

Enero

Con antecedentes familiares de colesterol alto y su propia salud en declive y bajos niveles de energía, Mayra Reyes sabía que tenía que hacer un cambio. Recurrió a South Texas Health System Heart para un bypass gástrico para ayudar a perder peso y dice que ahora se siente mejor que nunca.

Mayra Reyes, antes y después de su cirugía para adelgazar, Texoma Medical Center, Denison, Texas
Mayra Reyes, antes y después de su cirugía para adelgazar.

Mayra Reyes dice que siempre rehuyó hacer cosas que le interesaban, como correr una carrera de 5 kilómetros, por vergüenza y miedo de cansarse demasiado. Con 284 libras, su energía era tan baja que ni siquiera podía llevar a sus hijos pequeños al parque.

Pero sus circunstancias han mejorado desde que perdió 100 libras. La transformación de Reyes comenzó en marzo de 2021 cuando decidió seguir adelante con la cirugía para bajar de peso, en su caso, una gastrectomía en manga, en South Texas Health System Heart.

“Desde que perdí peso, pude participar en mi primera carrera de 5 km y me sentí muy cómoda terminándola”, dice. “Siempre quise ser más activa, ahora por fin lo soy. Planeo inscribirme para más.”

Decidir hacer un cambio

Habiendo luchado con su peso desde su adolescencia, Reyes había considerado durante mucho tiempo la cirugía para bajar de peso, pero la pospuso debido a los comentarios desalentadores de personas que erróneamente calificaron esa opción de "vaga".

Cuando la presión arterial alta comenzó a afectar negativamente su salud, supo que era hora de actuar. “El médico me dijo que tenía que hacer algo antes de que fuera demasiado tarde”, dice Reyes. “En mi familia hay problemas con la presión arterial alta. Mi papá falleció a causa de eso, así que fue una gran llamada de atención para mí”.

“Qué bueno que me operaron”, agrega. “Fue el despertar que necesitaba para continuar con este nuevo estilo de vida y poder vivir muchos años más con mis hijas”.

Esperando nuevas aventuras por delante

Reyes ahora espera disfrutar de muchas aventuras con sus niñas, que actualmente tienen 4 y 8 años. Gracias a su transformación para perder peso, la madre ahora activa ha ganado la energía y la confianza para seguirles el ritmo.

Para mantenerse al día, Reyes visita a su nutricionista una vez al mes para hablar sobre su plan de dieta y régimen de ejercicios, que incluye visitar un parque con sus hijas al menos tres veces por semana.

Está especialmente contenta de haber decidido someterse al procedimiento cuando era una adulta más joven y se encuentra diciendo "sí" mucho más.

“Estoy en el punto en el que puedo unirme a mis amigos para dar un paseo o tal vez de vacaciones porque sé que no voy a estar demasiado cansada”, dice ella. “La cirugía es una de las mejores decisiones que he tomado. Me siento mucho mejor sabiendo que ya no se me considera 'severamente obeso' y ahora puedo mirar hacia adelante y ver que tengo mucha más vida por delante".